Hay etapas en la vida que definen a una persona, empezando por la familia, valores que se inculcan a los hijos, celos, la forma de expresarse, en cambio en la formación estudiantil, amistades, comportamiento, competitividad,  etc., y no obstante ya en la etapa adulto el entorno laboral, donde las empresas ya crean una idea de un empleado ideal, con perfiles adecuados para un puesto que van de la mano con la educación recibida, por otro lado el sistema monetario también induce a la actitud de los empleados en una empresa, poniendo así que si se desempeña bien en su rol, puede recompensarlo dando beneficios que ayuden a que siga en la empresa, en fin todos son factores externos que modifican la actitud de una persona.

 

Una empresa para fidelizar a sus trabajadores, debe tener una política de incentivos establecida, siendo ésta de gran importancia, ya que no solo es un mecanismo para retener talento, sino como una expresión de la voluntad de generar equilibrio en la relación empresa-trabajadores. Pese a que los incentivos económicos son de gran importancia para la mayoría de los trabajadores, aspectos como el clima laboral y la calidad de la comunicación, los estilos de liderazgo y de interacción, respaldan un compromiso de largo alcance hacia la compañía.

Fuente: Redacción de Revista Lideres.

Escribe tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usted puede usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>